Saltar al contenido

Oración A San Expedito

La Oración a San Expedito es una de las más recitadas al rededor del mundo gracias a los favores milagrosos del santo.

Si quieres conocer todas las oraciones a San Expedito sigue leyendo.

¿Cual es la oración a San Expedito?

A continuación te dejamos con esta poderosa oración a San Expedito.

san expedito oración

Mi San Expedito, de las causas justas y urgentes, Intercede por mi (cita tu nombre) junto a nuestro señor Jesucristo, para que venga en mi socorro en estas horas de aflicción y desesperanza. Mi San Expedito tú que eres el santo guerrero,  Tú que eres el Santo de los afligidos, Tú que eres el santo de los desesperados, Tu que eres el santo de las causas urgentes Protégeme, ayúdame, otorgandome Fuerza coraje y serenidad. Atiende mi pedido. (Realizar el pedido). Mi San Expedito ayúdame a superar estas horas difíciles protégeme de todos los que quiera hacerme daño, Protege a mi familia, atiende mi pedido con urgencia. Devuélveme la paz y la tranquilidad ¡Mi San Expedito estaré agradecido el resto de mi vida y propagare tu nombre a todos los que tengan fe!  Muchas gracias. (Rezar al finalizar un Padre Nuestro, Ave Maria y Credo) 

Esta oración se puede acompañar junto con la oración de la noche, o como tu lo prefieras siempre y cuando estés en un lugar y momento del dia tranquilo, te recomendamos la siguiente web https://oraciondelanoche.online.

Oraciones a San Expedito

En este listado podrás encontrar las principales oraciones de San Expedito. Haz clic en el nombre de la oración para más información o para realizar peticiones a San Expedito.

San expedito oraciones milagrosas

¿Cuál es la historia de la oración a San Expedito?

La historia de la oración a san expedito es una de las más conocidas y usadas en el mundo cristiano.

San expedito fue canonizado en 1671 por el papa Clemente X.

San expedito es uno de los santos más venerados dentro de la comunidad católica mundial por su intercesiones milagrosas en causas dificiles y urgentes.

Además es considerado el santo guerrero de los jóvenes, estudiantes y militares.

La Historia de San Expedito

La historia de San Expedito es una de las más interesantes dentro del catolicismo, aunque se desconoce la fecha de su nacimiento, pero lo que sí sabemos es la fecha de su muerte.

san expedito historia

En el catálogo más antiguo de mártires cristianos de la Iglesia católica, se habla del martirio en Melitene, en la actual Malatya en Anatolia oriental (Turquía), el 19 de abril del año 303.

Santo expedito  fue asesinado por las persecuciones de Diocleciano junto con cinco compañeros cristianos que se habían negado a seguir la religión del Imperio Romano.

No se conocen muchos datos sobre su vida,  pero lo que sí se sabe es que San Expedito era un joven soldado perteneciente al Imperio Romano, ya que la palabra latina Expeditus se usaba en lenguaje militar para indicar a los soldados de infantería ligeros, los Expediti (que significaban libres de obstáculos, ágiles).

Estos soldados se diferenciaban de otras tropas porque utilizaban armas ligeras para facilitar el ataque en la batalla.

Hasta antes de su conversión, San Expedito se dedicó a servir como soldado en Roma, en Armenia.

Según la tradición popular, San Expedito se alistó en el ejército para servir al Emperador a finales del siglo II o principios del III.

La misión de los soldados en ese momento era ayudar a mantener el poder centralizador de Roma sobre todos los pueblos anejos al Imperio y velar por sus intereses económicos.

Los soldados romanos recorrían ciudades y pueblos, exigiendo el pago de impuestos destinados a sufragar los enormes gastos del Imperio.

Además, el emperador Decio había ordenado a los ciudadanos que hicieran sacrificios a los dioses en presencia de las autoridades.

El objetivo era extender la religión del gobierno romano a todos los ciudadanos que formaban parte de los países conquistados, con el fin de poder frenar la expansión del cristianismo, que cada día se difundía más.

Esta ordenanza condujo a muchos conflictos, ya que, por un lado, Roma permitía la libertad de culto y, por otro, se veía obligada a seguir el culto oficial por la fuerza de la ley.

La conversión de San Expedito

historia de san expedito

Según la tradición, la Legión Fulminante liderada por San Expedito estaba en guerra contra los pueblos bárbaros de la región de Alemania, que incluía el territorio actual de Armenia y Turquía, y los soldados de Roma ya no tenían esperanza de ganar la batalla porque habían permanecido sin comisión.

San Expedito trató por todos los medios de dar esperanza a sus hombres, pero los soldados sufrieron hambre y sed y esto pudo más que cualquier palabra de aliento.

La legión estaba en peligro, rodeada de enemigos y no había manera de escapar, a menos que ocurriera un milagro.

Los soldados romanos sabían que los cristianos se arrodillaban con los brazos abiertos en dirección al cielo y así rezaban a Dios, que les enviaba milagros.

Mientras tanto, los bárbaros se acercaban de manera amenazadora los soldados comandados por Expedito y viendo que todo había terminado, todo el ejército se arrodilló y comenzó a rezar, pidiendo a Dios una solución inmediata ante la amenaza de los bárbaros.

Los enemigos, perplejos al ver a 6821 soldados romanos arrodillados, permanecieron inmóviles, retrasando su ataque.

Unos instantes después, el cielo se oscureció completamente y comenzó a soplar un fuerte viento, que desencadenó una gran tormenta.

La lluvia se hacía cada vez más fuerte, hasta que se convirtió en una gran tormenta.

Mientras tanto, los soldados de Expedito recogieron el agua con sus cascos y saciaron su sed mientras recuperaban las fuerzas.

En pocos minutos la situación se revirtió y los fulminantes salieron victoriosos de la batalla. Habían orado al Dios de los cristianos y habían sido escuchados.

Así fue como la mayoría de los legionarios se convirtieron a la nueva religión que adoraba a un solo Dios, creador y salvador, que amaba a todos los hombres de la misma manera.

San Expedito conocía la historia de Jesús y, según la tradición, estaba conmovido por la historia de sus enseñanzas.

Este había oído la historia mil veces, pero siempre encontraba excusas para no convertirse.

Cada vez que un cristiano se le acercaba, él le escuchaba cuidadosamente mientras le decía cómo hacerlo:

Todos los creyentes estaban juntos y tenían todo en común; vendían sus propiedades y sustancias y las compartían con todos, según la necesidad de cada uno. Cada día perseveraban juntos en el templo y, partiendo el pan en las casas, comían con alegría y sencillez de corazón, alabando a Dios y gozando del favor de todo el pueblo. Mientras tanto, cada día el Señor aumentaba a la comunidad los que eran salvos. (Hechos de los Apóstoles 2:44-47).

Sin embargo,  San Expedito siempre posponía su conversión a otro día, ya que era un general dividido del Imperio Romano y su tarea era perseguir a los cristianos.

Pero viendo lo que había ocurrido durante la batalla, ya no tenía ninguna duda y accedió a tomar su propia cruz, aunque era plenamente consciente de que esta decisión lo llevaría a una muerte segura si se descubriera.

Pero fue tal el amor y la admiración que sintió por Dios hecho hombre que decidió continuar, a pesar de todo, que una vez que conoció el poder de Dios no hubo más pasos atrás que pudieran alejarlo de su destino.

Amaba a un Dios y eso era todo lo que necesitaba decidir, no había más dudas.

Una vez convertido, trajo su testimonio a todos los hombres que encontró para poder compartir con ellos la gracia de Dios Salvador.

El martirio de San Expedito

Después de la conversión de San Expedito y de lo que había ocurrido durante la batalla, muchos soldados comenzaron a negarse a participar en los ritos para rendir homenaje a los ídolos romanos.

Este comportamiento del ejército disgustaba mucho a Diocleciano, porque aunque el Emperador respetaba la libertad de culto de los pueblos conquistados, no podía permitir una insurrección dentro de las tropas que representaban a Roma.

El joven Expedito fue martirizado en la ciudad de Melitene el 19 de abril de 303, con la pena de que recibieran: la flagelación y la decapitación (los cristianos que no pertenecían al Imperio Romano fueron asesinados de maneras aún más sangrientas).

Según la tradición, se cree que el cuerpo de San Expedito fue enterrado por los cristianos en un lugar oculto por cuestiones de seguridad.

¿Que dia se celebra San Expedito?

San Expedito se celebra todos los 19 de cada mes, su festividad es el 19 de abril y sus atributos son un crucifijo y pisando un cuervo.

San Expedito es el Patrón de las causas justas y urgentes.

Imagenes de Oración a San Expedito

A continuación te dejamos imágenes de oración a San Expedito para que puedas leerlas en cualquier momento o imprimirlas.

Oración a San Expedito

Oraciones a San Expedito

Oración a San Expedito

Oracion San Expedito

 

Video oración a San Expedito

Te dejamos con el mejor video de la  oración a San Expedito, esperamos sea de tu agrado.